Posted on

correr_05

Con su ritmo cardíaco acelerado, sudor escapando del cuerpo, música en sus oídos, huía corriendo del mundo, mirada perdida entre la gente, su mente imaginaba situaciones en las que  desearía estar, su cuerpo ahí pero mi alma en otro lugar.

Ella corría para aliviar la tensión de los problemas, rendida por el cansancio y en el segundo en el que pensó retirarse a casa, el apareció de la nada y captó la atención de  sus ojos, su mirada clavada en sus pupilas hicieron que muestre un gesto de saludo. Dibujó una sonrisa en su rostro, el corría en dirección contraria y solo segundos lograron mirarse, luego de varios intentos se decidió por hablarle, escuchar su “hola” fue como aliviar ese agitado corazón. Había esperado mucho tiempo ese momento y cuando al fin había logrado captar su atención, lo único que ella quería era correr y olvidar, eso hizo, con un gesto de retirada, siguió su camino hasta su casa, con su rostro en la mente.

Noche para recordar, por más lindos que sean los momentos, cuando el alma está triste lo único que quiere es escapar y dejar pasar.  Al día siguiente, ella cambió de horario y de lugar, seguramente el sigue corriendo por ahí y el momento no volverá a repetirse, son de esas cosas bonitas que no puedes quedarte a contemplarlas todo el tiempo. La carrera sigue, hay muchos fantasmas que no la dejan estar en paz, mientras eso esté ahí, huirá de cualquier situación que llame a su corazón.

Never look back, keep going!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *